¿Cómo mantener los dientes sanos?

Hacer un esfuerzo diario por mantener los dientes sanos puede librarnos de muchos dolores de cabeza. Es que si no dedicamos un momento de nuestra rutina al cuidado de nuestra dentadura podemos llegar a padecer pérdida parcial o total de todos nuestros dientes. Te presentamos una lista de consejos que podés seguir para conservar tus dientes sanos. Líbrate de complicaciones o enfermedades bucales.

Consejos para unos dientes sanos

Cepillarse los dientes por al menos dos minutos

Cepillarse los dientes todos los días, después de cada comida o al menos tres veces. Esto ayuda a eliminar las bacterias causantes del sarro y las caries. Debe hacerse por al menos dos minutos con una pasta dental que contenga flúor para fortalecer el esmalte que recubre cada diente. Recomendamos utilizar un cepillo de cerdas suaves y hacer un movimiento sutil de barrido desde la zona de contacto del diento con la encía hasta el borde. El exceso de fricción contribuye al debilitamiento de esmalte y la condición de dientes sensibles.

El cepillo de dientes debe cambiarse cada tres meses. Al momento de hacer la limpieza no debe olvidarse frotarlo contra la superficie de la lengua para remover las impurezas que se acumulan en esa área.

Utilizar el hilo y el enjuague bucal

El cepillado por sí solo no es suficiente. Es imprescindible utilizar el hilo dental para remover la comida que se acumula entre los dientes y debajo de la encía. Pasar con cuidado entre cada uno de los dientes llegando hasta la base. Asimismo, luego de emplear el hilo y el cepillado, se debe utilizar al enjuague bucal para eliminar el resto de bacterias de la boca. De esta forma, se garantiza que la dentadura quede libre de resto de comida y microrganismos causantes de la placa y las caries. Además, el buen alimento se mantiene por más tiempo.

Eliminá los malos hábitos

El tabaquismo y el consumo excesivo de azúcar, alcohol y bebidas gaseosas son causas de varias afecciones en la boca. Por ejemplo, el cigarrillo causa debilitamiento del esmalte, gingivitis, periodontitis, mal aliento, cáncer bucal compromete la cicatrización en caso de extracciones o implantes. Por su parte, el alcohol, las gaseosas y el azúcar producen ácidos que debilitan el esmalte, por ende los dientes se vuelven más vulnerables a las bacterias que provocan las caries.

Ingerí abundante agua

El agua evita que la comida se quede pegada en los dientes, disminuyendo las probabilidades de desarrollar placa. Igualmente, aumenta la salivación de la boca actuando como una protección natural contra las bacterias y la suciedad.

Visitá al odontólogo dos veces al año

Ya sea para control de rutina o para una limpieza profesional, siempre es recomendable acudir con el especialista, mínimo dos veces al año. Así mantener los dientes sanos te será mucho más sencillo con la asistencia de un odontólogo capacitado para cuidar de toda tu dentadura. ¿Necesitas la revisión de un profesional? Consulta en nuestro sitio web nuestros canales de contacto.

 

2018-06-08T13:33:47+00:00 junio 8th, 2018|Otros|